sábado, 6 de enero de 2018

¡ Oviedo ! Parte 2

El Parque de San Francisco es lo que yo llamo en cada ciudad, el pulmón verde de la misma, como son El Retiro en Madrid, el Parque de los Patos en Bilbao,…  En este caso, Oviedo está rodeado de verde  y no es tanto el cambio como en Madrid, pero aún así para mi gusto es de agradecer y embellece la ciudad. Meterse en ese frondoso parque es como viajar a un rincón diferente dentro de Oviedo. Es perfecto para desconectar, para dar un buen paseo y le permite a uno relajarse.

Como os comentaba en el post anterior, en él podréis ver algunas de las esculturas de la ciudad que son muy fotografiadas y buscadas por los turistas.

Muy cerquita de allí, en el centro centro de la ciudad, está la Iglesia de San Juan el Real, que es la iglesia en la cual se casó Franco con Carmen Polo, allá por Octubre del 23. Y años más tarde fue también allí bautizada la hija de ambos, Carmen Franco y Polo.

Estéticamente me resultó muy curiosa, ya que pese a tener un buen tamaño, es de esas iglesias que con el crecimiento de las ciudades y la construcción en las mismas, finalmente parece haber quedado encajada entre las viviendas y locales del centro.

Debido a estar así de encajadita, no llegamos a tener una gran perspectiva de la misma, ya que los edificios, carreteras,… nos cortan el poder verla con algo de distancia y poder contemplarla tranquilamente. No sé a vosotros como os parecerá, pero a mí la fachada me dio la sensación de ser algo chata. Os explico el porque, la mayoría de iglesias que he visto suelen ser  muy estilizadas, bastante más altas que anchas, tal vez por eso esta me llamó más la atención, esta me resultó a simple vista bastante más ancha o menos alta que las demás.

Del interior me gustaría destacar los laterales de la iglesia en donde descansan los restos y se recuerda a muchos fallecidos de la ciudad. Estoy segura de que hay a gente que no le gustará, pero me pareció que era un espacio muy espacial y digno de prestarle atención.  

Y no podía irme de Oviedo sin pasar por su Catedral. Fácil de encontrar debido a su altura y a la del resto de edificios de la zona, es una de las visitas obligatorias. Nada más llegar vi en la explanada delantera a varios grupos de visitas guiadas que paran allí para informar a los turistas. Fue a ellos a quienes oi comentar que dentro de la Catedral había un cementerio de peregrinos donde estaban los restos de muchos de los caminantes que habían fallecido yendo o volviendo de su visita a la tumba del Apóstol Santiago.  


De la visita a la Catedral destacaría, el maravilloso portón de madera tallado y el aunque pequeño, precioso claustro que guarda en su interior. Además de esto algo que siempre me parece muy interesante  y que invito a todo el mundo a curiosear son las marcas de las reconstrucciones que ha ido viviendo la estructura.  En este caso se puede apreciar a simple vista las ventanas y puertas que antaño hubo y hoy en día están tapiadas. 

No hay comentarios: