domingo, 19 de noviembre de 2017

¡ San Sebastían ! El Monte Igueldo


Al terminar las fotos, seguimos el trazo más lógico y subimos a ver el Monte Igueldo. La subida se puede hacer andando pero nosotras subimos en funicular, que siempre es toda una experiencia ya que no hay demasiados en nuestra geografía, tenemos poco más de una docena en la península.

El de San Sebastián fue de los primeros, nacido en 1912 y muy seguido llegó el de Bilbao 3 años después, en 1915.

Os puedo decir que este en concreto iba llenito llenito. Lo que más me sorprendió fue ver varios chalets y casitas en el monte mientras subíamos, llamadme torpe pero desconocía que hubiese familias viviendo en Igueldo.

Arriba tienes varias atracciones como autos de coche, barquitas que te llevan por un riachuelillo recorriendo parte de la montaña,… y la mano adivina…que fue lo que nosotras utilizamos. Por si tenéis intriga, el oráculo nos predijo muuuucho amor, salud y dinero ;)  no os diré si se ha cumplido, solo que sigo jugando al euromillón todas las semanas jj


En Igueldo hay un puestecito de cafés y helados y luego también una cafetería cubierta y con terraza. Nosotras nos sentamos en la terraza cuyas mesas son uno de los bienes más preciados del lugar y nos tomamos un refresco con las mejores vistas del lugar. Una cosa me llamó la atención estando ahí arriba, el gran margen de terreno sin edificar que hay. Me resultó extraño que siendo los pisos allí tan sumamente caros, no hubiesen seguido construyendo a tan poca distancia del centro. Algún motivo habrá! Es algo que me llamó la atención y que para ser sinceros agradecí.

Una vez que bajas deciros que hay tres caminos para volver al centro..1) andando, 2) bus, 3) coche/taxi.

Si os decantáis por la número 2, deciros que hay varios que pasan por allí, el 16 y el 40 si no me equivoco mucho.

No podéis iros sin pasear por la parte del centro, por la zona de la catedral y visitar esta misma. Si tuviese que elegir una palabra para describirla, esta sería elegante. Tanto su estructura como su emplazamiento son perfectos.

De la zona centro destacaría las calles llenas de tiendas de barrio, eso es algo que me encantó. Siempre con opción de ver y comprar en grandes marcas pero sin la masificación de las mismas que ves en grandes ciudades como Madrid o Barcelona.


Mi recomendación para San Sebastían es, aunque sé que es muy difícil de llevar a cabo, hacer una escapada un fin de semana que haga bueno y dedicar los 2 días simplemente a pasearla, sin prisa, disfrutando de sus antiguos edificios, pensando en cómo fue la vida allí hace décadas, comiendo sus ricos manjares y descansando en su playa y parques. Un fin de semana reponedor y maravilloso, os lo aseguro. 

No hay comentarios: