sábado, 9 de septiembre de 2017

¡ Camino de Santiago ! Ropa

-Gorra. Es verdad que en el norte es muy fácil que llueva, pero en pleno agosto que fue cuando yo fui, también Lorenzo sabía darle duro. Para esos momentos hay quien se lleva un gorrito o una gorra. En mi día a día yo soy una fiel usuaria de foulars y pañuelos y aquí no iba a ser menos, me lleve un pañuelo grande que me servía para atármelo en la cabeza cuando pegaba sol fuerte y cuando caía el sol me servía para protegerme un poco del fresqui típico del norte.

-Camisetas. En este punto pinché bastante, me llevé camisetas de andar por casa que tenía…de algodón. :x  Drama! A la primera que tienes que quitarte la mochila notas que la camiseta está empapada por detrás y no ha transpirado absolutamente nada, con lo que tienes que colocarte la mochila de nuevo sobre la camisetas mojada. Es una sensación nada cómoda que se repite cada vez que te quitas y vuelves a poner la mochila.
Además a la hora de lavarlas tardan muy mucho en secarse, incluso en los albergues con secadora, no servía con usar una vez la secadora, sino que tenías que poner varias veces para conseguir que se secase. Hay que tener en cuenta que cada vez que pones la secadora si no me equivoco mucho eran entre 2 y 3 euros. 
*Si vais varios podéis compartir y meter las prendas todas juntas, si vas solo únicamente tienes 2 opciones para ponerla, o lo pagas o vas buscando algún compañero que quiera compartir el gasto y ponerla contigo.

-Sudadera. Yo me llevé una porque es verdad que a las mañanas hace un fresquibiri interesante.

-Chubasquero.  Yo me llevé uno de esos enormes, tipo parque de atracciones. Este fue uno de los consejos que ganó premio al mejor consejo del camino. Me lo dio Borja y fue de gran utilidad. En esos momentos en que se pone a llover y parece que no hay mañana, me daba tranquilidad porque era tan grande que quedaba  cubierta yo, la mochila, los pies,….y sobraba sitio para un par más.

Hay quien en vez de esta opción prefiere llevar un chubasquero normal para si y luego ponerle una funda a la mochila (las hay también en el Decathlon que visité). El fallo que le veo a esta opción es que el agua te va cayendo por en medio, entre la mochila y el chubasquero y de este modo la espalda de la mochila que es más mullidita se te puede calar. 

No hay comentarios: