sábado, 2 de septiembre de 2017

¡ Camino de Santigo ! Piececitos


-Calzado. Acerca del calzado leí muchas opiniones; deportivas, botas de trekking bajas, no, mejor altas, mejor llevar varias,….
Yo personalmente me compré estas, que son de trekking altas, debido a que no conocía el terreno y con estas el tobillo va más protegido. También me llevé unas sandalias deportivas con cierre al tobillo para que me sirviesen de cara a las duchas y poder usarlas en algún tramo más sencillo. Este segundo par de zapatillas me salvo la vidita un día que llovió y llovió, como solo sabe llover en el norte. Las botas se me empaparon de tal manera que de no haber tenido este segundo par, me tendría que haber puesto las mojadas y seguramente hubiese tenido un buen resfriado asegurado los siguientes días.

Aquel día me encontré con otro caminante, un chico de Zaragoza con quien anduve toda la jornada y él hizo lo mismo que yo, se puso las chanclas, pero las suyas no estaban tan preparadas (suela más fina, sujeción menos firme,…) y eso le dio problemas al caminar, ya que el camino era empedrado y el pie le comenzó a molestar y doler la pisada, él continuó andando, pero os aseguro que el camino no fue nada agradable ese día para él.
*A la hora de comprar las botas, comprad siempre media o una talla más de lo que normalmente gastáis, cuesta arriba no hay problema, pero cuesta abajo el pie se adelanta y si llevas tu talla normal , irás chocando los deditos con la bota y acabarás con las uñas negras y puede que incluso sin uñas con el paso de los días :( 

-Calcetines. Yo compré como os comentaba los antirozaduras, altos y bajos. Los bajos me dieron mucho mejor resultado la verdad, se ajustan más y son más frescos que los largos.
Para mundo pies hay un sinfín de consejos y recomendaciones en la web. Yo me compré los calcetines y unas cajas de compeed por si las moscas. Pero por el camino vi a gente con los pies vendados con gasa, con medias y calcetines, con ungüentos o vips vaporus en la planta del pie antes de ponerse los calcetines, …. Todo ello para evitar las temibles ampollas. Yo por suerte no recibí la visita de ninguna.

-Ampollas. Si te llegan a salir las famosas y temidas ampollas, dicen algunas voces de internet que si te llevas un mechero, una aguja e hilo, puedes desinfectar la aguja y con ella e hilo pincharte la ampolla y dejar el hilo traspasándola, de modo que por él vayan deslizándose las gotitas del líquido de la ampolla. Como con todo, hay entendidos a quienes este método les parece una aberración y hay otros a quienes les ha salvado el viaje.

*Siempre decir y recomendar que en muchos de los pueblos por donde pasaréis hay farmacias o centros de cura donde os pueden ver y recomendar que hacer o incluso tratar. 

No hay comentarios: