lunes, 23 de noviembre de 2009

¡ Laredo !

Hoy voy a hablaros de Laredo, un municipio bañado por el Mar Cantábrico, tranquilo lugar en invierno y agitado en verano.

Es un pequeño pueblo pesquero que recobra su vida más social en verano, al igual que Castro, del que ya hablamos en la entrada pasada. Laredo tiene una superficie de 15,71 km² y una población de más de 12.000 habitantes.

No es una localidad demasiado amplia, pero en verano merece la pena dedicar un día a este lugar, llegar por la mañana, pasear por la larga playa, necesitaréis un buen rato para recorrer toda la extensión de playa, ya que casi toda la costa de Laredo es un arenal que ocupa más de cinco kilómetros. A la hora de comer, acercaros a la puebla vieja y es obligado pasear por las calles antiguas del lugar. Allí podréis encontrar muchos bares donde comer un buen menú o unas ricas tapas.

Cerca de Laredo podréis encontrar otras localidades para visitar como son Liendo, Limpias y Colindres. Y si buscáis una buena playa no dejéis de visitar la bahía de Santoña.

Para los amantes de los caballos, aquí encontraréis un lugar único, ya que a pesar de no ser una localidad demasiado amplia, podréis encontrar diferentes hípicas, dondesuelen celebrarse muchos concursos.

Uno de los días grandes de esta localidad cantabra es el último viernes de agosto, cuando se celebra la Batalla de Flores. Esta fiesta ha sido declarada de Interés Turístico Nacional y hace que cientos de personas invadan el municipio. La fiesta se desarrolla durante el día, cuando se lleva a cabo un desfile de carrozas decoradas con flores. Ese día se monta en Laredo un mercadillo donde se puede encontrar de todo, desde puestos hippies a comida u objetos graciosos para la fiesta. También hay cabezudos, gigantes y bandas musicales que amenizan el día. A la noche aparecen los fuegos artificiales que anuncian el comienzo de la fiesta nocturna. Yo personalmente he asistido a esta fiesta muchas veces y creo que es una fiesta para ver una vez. El lugar es demasiado pequeño para acoger a toda la gente que va y por ello suele ser imposible entrar en un bar, y necesitas esperar media hora para conseguir una copa o un bocadillo. Es más la gente que suele vivir allí, no acuden ese día, sino que prefieren disfrutar de un día normal, sin agobios.
Otra fiesta que reúne a cientos de personas es el llamado desembarco de Carlos V. Esta fiesta se celebra el tercer fin de semana de septiembre, cuando desde el jueves hasta el domingo, se conmemora el último desembarco del Emperador Carlos V.

Durante esta época del año, Laredo se queda prácticamente vacío, ya que es uno de esos pueblos en los que prácticamente el 70% de las casas se utilizan únicamente como residencia de veraneo. Os recomiendo anotar este lugar para realizar un viaje veraniego. Disfrutadlo!!

1 comentario:

doble-r dijo...

mi segundo pueblu!!!

después de noja, of course...

sabes que estuve viviendo en laredo casi 8 años??

aunque parezca mentira hay muy buena gente entre los pejinos!!

un beso nuri!