domingo, 19 de abril de 2009

¡ Burdeos !

Burdeos es una bonita ciudad al sur de Francia. Se encuentra dividida por el río Garona, que pasa a través de la ciudad dando lugar a magníficas vistas y paseos. Esta ciudad fue declarada en 2007 Patrimonio de la Humanidad y no es de extrañar gracias a sus impresionantes arquitecturas, estatuas y arcos. Un paseo por sus calles es obligar al cuello a alzarse para poder observar la belleza de las fachadas y los edificios antiguos. Esta ciudad esta plagada de bellezas y obras de arte, yo os voy a comentar únicamente las que a mi más me llamaron la atención, para bien o para mal.

- La Place de la Bourse es un lugar precioso, se trata de una plaza presidida por un palacio antiguo en colores blancos y en medio de la plaza se encuentra una fuente de grandes dimensiones. Frente al palacio se encuentra el río Garona, pero antes de llegar a sus orillas, hay una enorme fuente a nivel del suelo. Esta fuente es muy poco profunda, tan solo unos centímetros y tiene la función de reflejar por completo en sus aguas el palacio de la Bourse. Es una estampa magnífica.

- El anfiteatro romano del siglo III no me causó gran impacto, son unas ruinas muy poco llamativas, sobre todo comparándolas con otras más interesantes y famosas como las conservadas en Italia.

-El Jardín Público es uno de los muchos parques que hay en Burdeos y también uno de los más famosos. Los fines de semana cuando hace buen tiempo la gente se reúne por decenas en este lugar para pasar una bonita tarde jugando a cartas, sacando fotos o simplemente estando. Dentro de este parque se encuentran un jardín botánico, otro acuático, y un arboretum. Es maravilloso, podréis ver nenúfares, juncos, invernaderos, decenas de árboles diferentes e incluso patos y cisnes.

-La calle Sainte-Catherine, que es una de las calles peatonales más larga de Europa. Está repleta de tiendas de ropa, complementos, zapaterías, restaurantes, heladerías, … Es perfecta para pasar una tarde de compras tranquilamente con los amigos.

-Comida:
El canelé es una de las mayores especialidades culinarias de la localidad, lo encontraréis en todas las pastelerías y supermercados. Se trata de un pastelillo con sabor a ron y a vainilla. Es obligatoria probarlo.

No puedo dar por concluida esta visita a Burdeos sin aclarar que estos son solamente los lugares de los cuales mejores o peores recuerdos guardo y explicaros que esta localidad guarda muchos otros lugares fantásticos como son el Gran Teatro, el puente de Pierre, la catedral Saint-André, el palacio Rohan o la basílica Saint-Michel. Si visitáis Bordeaux no os olvidéis visitar estos rincones tan especiales.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me ha hecho mucha ilusión ver q has hablado de Burdeos. Es una ciudad pequeña, manejable, con mucha vida en sus calles, llena de encanto, de estudiantes. Recomiendo pasearla porq como en todas partes en la mejor forma de conocer una ciudad.