jueves, 26 de marzo de 2009

¡ Athenas !

Athenas es la ciudad más decepcionante en la que he estado nunca. No entiendo como la capital de un país como Grecia puede permitir algo así: las calles están llenas de basura, el olor que emana de la ciudad es nauseabundo y las personas son antipáticas, gritonas y nada amables. Sin duda el pero lugar de todo el Interrail.

Cuando llegamos a Athenas lo primero que hicimos fue….perdernos. Las estaciones de metro no están nada señalizadas, ni hay panfletos que te ayuden a comprender donde estás y a que parada tienes que ir, cosa que es muy necesaria sobre todo en un lugar donde el alfabeto es diferente. Los trabajadores de la estación de tren no saben hablar inglés, ni español, ni francés, ni alemán, ni nada de nada que no sea griego, característica perfecta para el turismo.

Cuando vas caminando por sus calles, si de repente pisas algo, no te asustes, las aceras están llenas de basura sin recoger. Van colocando bolsas y bolsas de basura contra la pared, en medio de la calle, hasta que el montón cubre por completo la acera y tienes que caminar por el borde o bajar a la carretera.

Esa cantidad de basura genera un olor embriagador, que espantaría a cualquiera que tenga un mínimo de olfato. Nosotras pensamos que esa situación sólo se daría en la zona del puerto, pero cuando visitamos el Partenón nos dimos cuenta de que el fuerte olor y la suciedad, aunque en menor cantidad, seguían invadiendo un lugar tan sumamente turístico y promocional de la ciudad.

Por otra parte, los atenienses son una personas muy gritonas y antipáticas (para con el turista al menos). Y en la zona del puerto, el ambiente está compuesto por borrachos, tocones y gente extraña que no sabría ni calificar.

Nosotras al llegar a Athenas teníamos planeado quedarnos allí y pasar la noche recorriendo sus calles o quedarnos en un parque o tal vez en la propia estación como ya habíamos hecho en Roma y Venecia. Pero al llegar y ver la situación, la decisión fue de todas, buscamos una agencia de viajes que siguiese abierta y compramos 5 billetes para el primer barco que zarpase esa misma noche. Cualquier cosa con tal de no pasar allí ni un minuto más. Así fue como decidimos visitar Mikonos, cosa que más tarde todas coincidiríamos en que fue un grandísimo acierto.

6 comentarios:

promocionar blog dijo...

Hola Nuria:

En primer lugar gracias por tu activa participación en aupatu.com.

Por otra parte, una recomendación: Para posicionar mejor tus entradas sería mejor que evitases los signos de exclamación.

Sin más, un placer leer sobre tus viajes y un cordial saludo.

Anónimo dijo...

me parece vergonzoso que te atrevas a hablar tan mal de una ciudad milenaria como Atenas, con su historia y su arte visto de donde eres (Bilbao 700 años)pero probablemente lo que buscabas era fiesta y marcha y no cultura, si yo fuera tu, bien callaria o bien revisaria mis prioridades en la vida!!!!!
P.D. los trabajadores de Metro Bilbao tienen un largo historial de denuncias por agresiones y fuera tu tambien me pondria en internet para leer un poco de historia de Brindisi. Y por ultimo, si pagas por un hostal 20 euros QUE PRETENDES!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Ay, Nuria qué cosa tan penosa de comentarios sobre Athenas... y sobre los ateniesnses... me temo que deberías viajar más, practicar un poquito la tolerancia, y mirar algún libro (si, Nuria, he dicho libro, esas cosas cuadraditas con letras que no siempre llevan dibujos...) de historia antes de hablar así de un lugar tan fantástico, cuna de la cultura occidental, y con gente tan encantadora como Athenas.¡Ánimo que con un poco de esfuerzo podrás aprender algo sobre cultura y educación! Ay, Nuria...

Anónimo dijo...

Es una alegría después de ver lo que dices de Atenas que no tengas más entradas en tu Blog Interrailero. Estás mejor en tu barrio, y turistas cómo tú, no son necesarios e Atenas. Quedaté en casa.....

Anónimo dijo...

ktta

Nuria dijo...

Lamento si os han parecido duras mis opiniones, pero la situación que vivimos allí también lo fue. No buscamos fiesta, ni bares como se ha dicho, tan solo queríamos ver y conocer la ciudad. Puede que las expectativas fuesen más amplias que en otras ciudades, tanto tiempo oyendo hablar de Athenas, teníamos muchas ganas. Aun así, me reitero en lo dicho; el metro no estaba preparado para la cantidad de turistas que visitan la ciudad cada año, las calles, no sé si habría huelga de basuras o cual sería el problema, pero estaban realmente sucias y la gente no fue nada amable con nosotras. Este último punto si que es verdad que lo digo de otras ciudades muy turísticas, y creo que lo que puede suceder es que la gente está cansada de atender a los turistas pesados. Pero también pienso que el turismo es lo que tiene, da dinero, pero hay que aguantar a los turistas.